Celular:

2361039887

Lunes a Viernes

9:00 - 20:00

La pandemia COVID-19

Sabias que las aparición de la infección por COVID-19 y su extensión epidemiológica mundial ha alterado profundamente la realidad de muchos profesionales. Las clínicas dentales están siendo adaptadas para trabajar en el nuevo escenario, con espacios de trabajo más seguros, si cabe, para los pacientes y los profesionales. A continuación recogemos impresiones de los especialistas sobre el futuro de una disciplina, la Implantología, que si bien podía parecer haber tocado techo, se encuentra según los expertos, entre los tratamientos más solicitados.

Nadie dudaba de que la crisis producida por la COVID-19 ha marcado y marcará un antes y un después en la evolución de numerosos mercados, entre ellos el dental. Según los datos aparecidos en la Memoria Anual de 2019 elaborada por la Federación de Empresas de Tecnología Sanitaria (Lenin) con anterioridad a la pandemia, en el segmento de los implantes se estima una reducción de alrededor del 3%, observándose un ligero decrecimiento también en unidades, indicadores que podrían suponer un cambio de rumbo en dicho mercado. No obstante, con un futuro lleno de incertidumbres por delante, antes de la COVID-19 existía un amplio consenso entre el conjunto de los actores del sector en afirmar que iba a producirse un aumento del peso específico de los tratamientos estéticos, implantológicos, de prevención y ortodóncicos.

Sabias que Nadie obstante, y respecto a la idea de que la demanda de tratamientos implanto lógicos parecía que había tocado techo en nuestro país antes de la pandemia, para Federico Hernández Alfaro, catedrático y jefe del Departamento de Cirugía Oral y Maxilofacial de la Universito Internacional de Catalunya y director del Instituto Maxilofacial (Centro Médico Tecno), «el futuro inmediato pos-COVID-19 es incierto y estará indexado fundamentalmente al impacto económico y social generado por la pandemia. Estos meses se está produciendo una falsa sensación de normalidad en muchas clínicas que están realizando tratamientos acumulados durante casi tres meses de inactividad. En septiembre vendrá el test real. Creo, que en el medio plazo habrá una recuperación a los niveles previos en tanto que la salud oral ha subido muchos peldaños en los últimos años en la escala de preocupaciones de los pacientes. Mientras llega ese momento, seguramente se reducirá el número de grandes rehabilitaciones, y los pacientes dedicarán más tiempo a seleccionar el mejor profesional en el que invertir unos recursos más limitados», asegura.
 Sobre este futuro más a corto plazo que le espera a la profesión, el Dr. Eugenio Velasco, presidente de Sociedad Española de Implantes (SEI), afirma que «la evolución de la pandemia será, en gran medida, la guía de nuestra profesión en los próximos tiempos. Sin embargo, la comunidad científica y sanitaria española e internacional, de la que formamos parte los profesionales de la Odontología y de la Implantología Oral, está trabajando intensamente para cambiar esta realidad como se ha hecho otras veces en la historia de la humanidad y de nuestra profesión. Como profesionales estamos incorporando lo mejor de nuestra capacidad para lograr un ambiente mejor para ejercer la Implantología oral. Las clínicas dentales van a transformarse en pequeños centros sanitarios con unas mayores medidas de la seguridad biológica».

Más en los concretismo y en referencias a los protocolos especiales que se han ido llevando a cabo en la práctica implanto lógica para garantizar la seguridad propia y de los pacientes en la etapa COVID-19, el Dr. Hernández Alfaro asegura que «hemos realizado una síntesis de los que han propuesto diferentes organizaciones como la Sociedad Española de Cirugía Oral y Maxilofacial (SECOM), entre otras. Fundamentalmente: reorganización de los flujos en nuestro Instituto, test inmunológicos a todos los pacientes, refuerzo de la descontaminación de espacios públicos e incorporación de EPIs durante las cirugías. Por lo demás, nuestros protocolos intraoperatorios pre-COVID-19 ya incorporaban todos los sistemas de protección y seguridad para pacientes y personal clínico».

Sabias que En esta misma línea, el Dr. Miguel Parrocha, presidente de la Sociedad Española de Cirugía Bucal (SECIB), recuerda que «los odontólogos y los cirujanos bucales estamos entrenados en el tratamiento de pacientes con enfermedades infecciosas y habituados a medios de protección y aislamiento. La seguridad ha sido siempre una preocupación en las clínicas, habituadas a tratar pacientes con enfermedades infecciosas. Hemos estudiado lo que se sabe del virus y organizado los protocolos de trabajo, en esto nos han ayudado y lo siguen haciendo, las instituciones públicas de salud, las revistas científicas, las organizaciones colegiales, las sociedades científicas y la industria, que también se ha puesto en la tarea, contribuyendo con sus aportaciones para luchar contra el virus. Los nuevos protocolos van a suponer un reto en nuestro trabajo, lógicamente tendremos que adaptarnos a este tipo de cambios. Desde SECIB, y con especial dedicación a la Cirugía Bucal y la Implantología, estamos absolutamente implicados en esta lucha contra la COVID-19. De todo se aprende, y desde luego esta pandemia es un enorme reto, para todos nosotros y para nuestra profesión», concluye.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?